Atención telefónica 01 (299) 100 29 80, 01 (229) 100 30 52 y 01 (229) 932 77 67                                                                                                                                                    info@kidiatras.com

URGENCIAS UROLÓGICAS

Los varones pueden llegar a presentar diferentes alteraciones anormales en el pene o en sus testículos de acuerdo a la actividad que presentan o a algunos defectos congénitos que con el paso de los meses o años pueden aparecer. Es importante que usted como madre y padre, exploren los genitales de sus hijos para detectar en forma temprana cualquier anomalía de las haremos una descripción breve a continuación.


Traumatismo testicular, La mayoría de las lesiones en los testículos están provocadas por golpes, patadas o aplastamientos que suelen ocurrir durante la práctica deportiva o bien por otro tipo de traumatismos. Cuando su hijo tenga estos antecedentes debe revisarle el área genital buscando intencionadamente moretones, endurecimiento de los testículos, desgarros y sangrados de la piel del prepucio del pene.

La torsión testicular, cuando uno de los testículos gira sobre sí mismo, retorciendo el cordón espermático que lo sostiene dentro del escroto e interrumpiendo el aporte de sangre, es otro problema que pueden tener los chicos, aunque no es frecuente. En estos casos, es preciso intervenir quirúrgicamente para corregir la torsión y salvar al testículo de forma urgente ya que de sobrevida del testículo torcido es muy corto

La epididimitis es la inflamación del epidídimo, los tubos en forma de espiral que conectan los testículos con el conducto deferente. En la mayoría de los casos, está provocada por una infección del tracto urinario que en los niños habitualmente es por contaminación retrograda o por contaminación manual al no tener limpias las manos al miccionar, contaminan su prepucio, y sus prendas íntimas. Puede reconocer en su hijo una epididimitis por los siguientes datos: dolor e hinchazón adyacente a uno de los testículos, la bolsa escrotal del lado afectado puede tener una coloración rojiza y se encuentra habitualmente con un aumento de tamaño.

La Parafimosis, Otra condición que afecta al prepucio se llama parafimosis, en el que el reposicionamiento del prepucio a su posición inicial no es posible dado que se encuentra asociada a un anillo de piel de la punta del prepucio- Esta imposibilidad de retraer a su posición original la piel de la punta del prepucio condiciona dificultad al flujo de sangre hacia la punta del pene ( glande) presentándose cambios de coloración de la misma ( enrojecimiento y al paso de las horas coloración violácea) e inflamación (edema) del prepucio, inflamación que es progresiva por la falta de flujo sanguíneo, así como dificultad progresiva para miccionar. Se trata de una condición clínica de graves consecuencias de no tratarse a tiempo por la severa afección del suministro de sangre y como tal debe ser tratada en un contexto de emergencia. Ante una parafimosis es fundamental buscar a un Cirujano Pediatra el cual de acuerdo a su valoración clínica considerará llevar a quirófano para realizar la retracción bajo anestesia del prepucio a su posición original, o en caso de encontrar muy comprometido el flujo realizará una cirugía urgente para poder recuperar el flujo sanguíneo del glande y del prepucio afectado. Cuando se realiza este tipo de cirugía URGENTE, no es posible realizar la circuncisión por la severa inflamación del prepucio, por lo que una vez resuelta la inflamación, se programará para completar la cirugía correctiva con una circuncisión formal. no se logra cambiar la posición del prepucio y aparece una hinchazón, opresión y constricción, o la incapacidad para orinar.

Hidrocele. Las hidroceles se desarrollan debido a la acumulación de líquido en las membranas que rodean los testículos. Las hidroceles pueden provocar hinchazón en el testículo afectado, pero suelen ser indoloras. En algunos casos, puede ser necesario recurrir a la cirugía para corregir el problema sobretodo sí el hidrocele aparece después del año de edad, ya que el hidrocele neonatal (congénito) es el tipo de hidrocele que tiene una resolución espontanea antes del año de edad en la mayoría de los casos.

Hernia inguinal, Los niños tienen lo que se llama una hernia “congénita". Es decir, nacen con este defecto. Ellos no desarrollan hernias porque lloran mucho, o porque tienen problemas intestinales, o porque juegan con brusquedad. Habitualmente son evidentes desde el nacimiento aunque algunas veces las hernias, se vuelven evidentes con el paso de los años. Durante el desarrollo de la gestación se forma un pequeño espacio entre la cavidad abdominal y la ingle en todos los niños en forma de “canal”. Aproximadamente un mes antes de nacer este debe cerrarse. En algunos casos esto no sucede y el pequeño canal continúa teniendo comunicación con el abdomen y el anillo inguinal permanece abierto y los contenidos del abdomen pueden ser presionados hacia abajo y afuera a través de este canal al anillo de la región inguinal. La hernia inguinal aparece como un bulto en la región inguinal y que en ocasiones llega a alcanzar la región del escroto ( hernia INGUINOESCROTAL) con el llanto o esfuerzo y que en su interior puede contener segmentos de intestino delgado, grueso, vejiga y en las niñas ovarios o útero) . Usualmente no es dolorosa y con masaje suave puede devolverse a su sitio si el bebé está tranquilo. Si el bebé está inconsolable y el abultamiento inguinal o inguinoescrotal no disminuye de tamaño, entonces debe llevar a su hij@ con un Cirujano Pediatra o a la sala de emergencias para que lo atiendan de inmediato ya que la hernia puede estar incarcerada (atrapado el contenido ) y requerir atención quirúrgica inmediata. Su médico recomendará operación en una hernia por varias razones. Las hernias no desaparecen por su cuenta y en caso de esperar, simplemente ocurrirán complicaciones. ¿Cómo es la cirugía? Es una operación rutinaria que se realiza bajo anestesia con sedación y anestesia regional o general siendo en la mayoría de los casos como paciente ambulatorio (egresa el mismo día de la cirugía). A diferencia de las reparaciones de hernias en adultos, las reparaciones en pediatría no requieren mallas protésicas ya que como se ha explicado no es por una debilidad muscular, además que los niños continuaran creciendo y el aplicar una malla resultará ineficiente por el crecimiento de la región a los pocos años de la cirugía. Las hernias pediátricas son congénitas y, por lo tanto, requieren solamente cerrar y extirpar el pequeño defecto (saco de la hernia) que nunca se cerró. Después de la operación la recuperación es muy rápida sugiriéndose reposo relativo en su domicilio y evitar actividades físicas y deportivas al menos por 6 a 8 semanas

Varicocele, Se trata de una varice (una vena anormalmente dilatada) en la red venosa que irriga los testículos. El varicocele suele desarrollarse durante el transcurso de la pubertad. Por lo general, los varicoceles no son perjudiciales, aunque en algunos casos pueden dañar el testículo o reducir la producción de espermatozoides. Por lo tanto, si su hijo le trasmite su preocupación por los cambios que se han producido en sus testículos, es preferible que lo lleve al médico.

Cáncer de testículo, Se trata de uno de los cánceres más frecuentes en hombres menores de 40 años y no es infrecuente en la etapa de la adolescencia. Aparece cuando las células del testículo se dividen de forma anómala y forman un tumor. El cáncer de testículo puede propagarse en caso de no realizarse una detección precozmente. Los índices de curación son buenos en caso de encontrarse la enfermedad confinada únicamente al testículo. A todos los jóvenes se les debería instar a que aprendan a autoexplorarse los testículos con regularidad.

To Top ↑