Atención telefónica 01 (299) 100 29 80, 01 (229) 100 30 52 y 01 (229) 932 77 67                                                                                                                                                    info@kidiatras.com

FIMOSIS: CLASIFICACIÓN Y SÍNTOMAS

La fimosis (también llamada estenosis de prepucio ) se refiere a la dificultad o imposibilidad para descubrir la cabeza del pene o glande, debido a la estrechez de la piel del prepucio.

Es un problema que se da en el varón y que puede aparecer a cualquier edad. La fimosis es común en los varones recién nacidos debido a que la piel que cubre la punta del pene sigue siendo apretada y menos flexible, y es bastante normal para la mayoría de los bebés y niños pequeños que tienen dificultades iniciales de retraer el prepucio. Normalmente se resuelve o mejora por sí misma con la edad, la mayoría de los niños a la edad de tres años ya pueden retraer completamente el prepucio.

Suele tener varios grados, desde una estrechez dolorosa durante la erección que deja descubrir el glande, hasta una estenosis puntiforme que dificulta hasta la micción. Se ha hecho una clasificación de la fimosis en 3 categorías.


CLASIFICACIÓN DE LA FIMOSIS

Fimosis puntiforme: es aquella en la que el orificio prepucial es de un diámetro mínimo, apenas apreciable, con la piel circundante de aspecto y grosor normales.
Fimosis cicatricial o anular no retraible: es aquella en que la piel que rodea el orificio prepucial está indurada o engrosada, habitualmente por balanopostitis (infecciones) previas.
Fimosis anular: se da en aquellos casos que no puedan incluirse en ninguno de los dos grupos anteriores, estando el prepucio estrechado en mayor o menor medida y que por alguna circunstancia existan complicaciones o fracaso para la retracción.


SÍNTOMAS COMUNES DE LA FIMOSIS

Fimosis puntiforme: es aquella en la que el orificio prepucial es de un diámetro mínimo, apenas apreciable, con la piel circundante de aspecto y grosor normales.
Fimosis cicatricial o anular no retraible: es aquella en que la piel que rodea el orificio prepucial está indurada o engrosada, habitualmente por balanopostitis (infecciones) previas.
Fimosis anular: se da en aquellos casos que no puedan incluirse en ninguno de los dos grupos anteriores, estando el prepucio estrechado en mayor o menor medida y que por alguna circunstancia existan complicaciones o fracaso para la retracción.


¿QUE HACER PARA MEJORAR LA FIMOSIS?

TRATAMIENTO TRANSITORIO
Aplicación cremas con corticoides (bajo la supervisión de un médico). Tomar un medicamento antiinflamatorio, (como ibuprofeno o naproxeno) para el dolor y bajar la inflamación asi como un antibiótico para tratar la infección urinaria condicionada por la dificultad a la salida de la orina a través del meato uretral.

La mayoría de los casos de fimosis puede requerir la cirugía, por ejemplo, si la hinchazón interfiere con la micción y se presentan cuadros de agudización frecuentes. (dificultad para orinar, dolor, inflamación). La cirugía para resolver una Fimosis es una Circuncisión, tema el cual se encuentra también en la información para padres de esta página.


COMPLICACIONES

Las complicaciones de la fimosis no tratada pueden condicionar complicaciones urinarias y convertirse en una urgencia quirúrgica por retención urinaria asociada a infección del tracto Urinario. Entre las complicaciones descritas se encuentran:
Dolor durante la erección y Dificultad para eyacular (en adolescentes por obstrucción de la punta del prepucio)
Dificultad para orinar
Esterilidad
Infecciones recurrentes y de difícil control
Cicatrización con fibrosis en la punta del prepucio obstruyendo la abertura del pene (meato uretral).
El período de cicatrización en estos casos es en agudo de una semana completándose la cicatrización aproximadamente alas 3 semanas. Para su correcta curación se debe evitar hacer ejercicio, usar prendas apretadas, aseo diario y aplicación de los medicamentos tópicos recetados por el cirujano pediatra.

To Top ↑